El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

La "Cumavi" no atenderá como medida de presión contra el Gobierrno

hace 1 mese(s)

,

Vendedores de ropa usada de Santa Cruz han resuelto suspender sus ventas este jueves en la feria de la avenida Cumavi, más conocida en el departamento como el ‘shopping Cumabi’. La medida de presión exige al Gobierno legalizar la venta de prendas usadas.

De acuerdo con Ángel Torres, uno de los dirigentes del sector en Santa Cruz, la resolución que aprobaron establece la suspensión de la venta y el bloqueo de las carreteras.

El jueves no se atenderá a la clientela como una medida de protesta porque necesitamos ser escuchados. Vamos a realizar un ampliado mañana, donde las bases van a determinar las acciones que asumiremos hasta ser escuchados”, declaró Torres.

La comercialización de prendas usadas está prohibida en Bolivia, así lo señala el Decreto Supremo 28761, que prohíbe la internación y la venta de esta mercadería en el país; sin embargo, la norma no es cumplida a cabalidad.

El sector de los comerciantes de ropa usada inició este miércoles una protesta en la ciudad de La Paz, exigiendo al Gobierno que los reconozca como sector social, que regule la comercialización de ropa usada y derogue el DS 28761, que según ellos coarta al derecho al trabajo.



Protesta en La Paz

La mañana de este miércoles, los comerciantes de ropa usada marcharon desde El Alto a La Paz en rechazo a los decomisos de mercadería. Ellos piden a las autoridades que les permitan seguir vendiendo la ropa denominada "americana" o que se cumplan los compromisos de darles trabajo.

En Santa Cruz los vendedores de prendas usadas tenían previsto realizaron un bloqueo en el puente de la Amistad; sin embargo, la oportuna acción de la Policía evitó el corte de la ruta interdepartamental.

Blanca Garavito, delegada de los vendedores de ropa usada de Sucre, también presente en la marcha, pidió que se permita la comercialización de ropa usada por lo menos unos cinco años más. Dijo que los comerciantes de ropa usada son padres y madres, además de personas de la tercera edad, que necesitan de esta actividad económica para tener el "pan de cada día".

"Queremos seguir vendiendo porque no hay empresas y tampoco hay trabajo", agregó, según una publicación de Erbol.

En los últimos años, el negocio de la ropa usada creó sin control en la ciudad de Santa Cruz, empezaron a aparecer vendedores en las calles, pero también tiendas en diferentes barrios fuera del cuarto anillo de circunvalación.


Notas Relacionadas