El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Congreso de EEUU condena los "comentarios racistas" de Donald Trump

hace 1 mese(s)

,

La Cámara de Representantes de Estados Unidos, dominada por los demócratas, condenó formalmente los “comentarios racistas” del presidente Donald Trump, una acusación previamente rechazada por el magnate republicano, mientras sigue creciendo la polémica por sus ataques contra cuatro congresistas pertenecientes a minorías.

La resolución fue adoptada con el voto de los 235 demócratas y solo cuatro legisladores republicanos, mientras que el liderazgo del partido gobernante se mantuvo del lado del presidente.

“La Cámara de Representantes condena enérgicamente los comentarios racistas del presidente Donald Trump que han legitimado e incrementado el miedo y el odio hacia los nuevos estadounidenses y hacia la gente de color”, dice el texto aprobado.

En una serie de tuits el fin de semana, Trump atacó a Alexandria Ocasio-Cortez (representante de Nueva York, de origen puertorriqueño), Ilhan Omar (de Minnesota, estadounidense nacida en Somalia), Ayanna Pressley (una legisladora negra que representa a Massachusetts) y Rashida Tlaib (de Michigan, de ascendencia palestina) y les aconsejó que “regresen” a sus países.

Estas cuatro legisladoras, que llegaron a la Cámara a principios de 2019, son apodadas “El escuadrón” por algunos medios, en tanto destacan por su intensa actividad en las redes sociales y por posiciones escoradas hacia la izquierda.

La resolución también critica a Trump por decir “que miembros del Congreso que son inmigrantes (o quienes entre nuestros colegas que son erróneamente percibidas como inmigrantes) no pertenecen en el Congreso o en Estados Unidos”.

Los demócratas tienen mayoría en la Cámara de 435 miembros pero están un minoría en el Senado donde la resolución probablemente no sea analizada.

Trump se aferró a su estrategia de alimentar la controversia que él mismo lanzó y en la mañana del martes reiteró su mensaje a las congresistas: “Si no están felices aquí, pueden irse”, les espetó. “Estos tuits no eran racistas. No tengo ni un hueso racista en mi cuerpo”, dijo Trump en Twitter.

Antes de la votación, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, llamó a todos los miembros del organismo, de ambos partidos, a que se unieran a la condena.

“Hacer cualquier otra cosa sería un escandaloso rechazo de nuestros valores y una vergonzosa abdicación de nuestro juramento de mandato de proteger al pueblo estadounidense”, dijo.

“Solo una historia política”

En carrera por un segundo periodo en las elecciones de 2020, Trump parece más decidido que nunca a avivar las llamas de la tensión racial para reforzar su base electoral, mayoritariamente blanca, pero también para sembrar divisiones entre sus opositores políticos.

“¡Nos vemos en 2020!”, sentenció Trump, que antes de ser presidente fue uno de los principales instigadores de una teoría de conspiración que aseguraba que el exmandatario Barack Obama no había nacido en Estados Unidos.



Algunos políticos republicanos condenaron las declaraciones, pero los líderes del Congreso cerraron filas en torno al presidente.

Mitch McConnell, jefe de la mayoría republicana en el Senado, se mostró tibio: “Todos tenemos una responsabilidad (…), nuestras palabras son importantes”, afirmó antes de agregar, en respuesta a una pregunta, que el presidente “no es un racista”.

Para Kevin McCarthy, líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, toda esta controversia “es solo una historia política”.

El domingo, Trump había instado a las cuatro legisladoras demócratas a “regresar” a esos “países totalmente infestados por la criminalidad de los que provienen”. Tres de ellas nacieron en Estados Unidos.

Al día siguiente reiteró su postura, acusándolas de “odiar” a Estados Unidos.

Preguntado el lunes si le preocupaba que muchas personas consideraran racistas sus comentarios, Trump respondió: “No me preocupa porque mucha gente está de acuerdo conmigo”.

En una rueda de prensa las cuatro congresistas afirmaron el lunes que el mandatario promueve una “agenda nacionalista blanca” y prometieron que sus voces no serán silenciadas.

El debate político debe centrarse, dijeron, en temas como la cobertura de salud o la inmigración, particularmente en el sensible tema de los solicitantes de asilo en la frontera con México.

Declaraciones “viles y ofensivas”

Para el exsenador republicano por Arizona Jeff Flake, que se ha enfrascado en varias pugnas con Trump, el silencio de su partido no puede justificarse.

“Hay momentos en los que los comentarios del presidente son tan viles y ofensivos que los propios republicanos tienen que responder condenándolos”, dijo en Twitter.

Chuck Schumer, el jefe de la minoría demócrata en el Senado, también criticó el silencio en las filas republicanas.

“Me pregunto si el silencio de muchos republicanos ante los tuits xenófobos es por vergüenza o porque concuerdan con él. Tanto la vergüenza como la concordancia son igualmente inexcusables”, dijo.

Para Joe Biden, quien fue vicepresidente de Barack Obama y aspira a la candidatura demócrata a la Casa Blanca, ningún jefe de Estado estadounidense “ha sido tan abiertamente racista” como Trump.


Notas Relacionadas