El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Brasil le ganó a Argentina 2 a 0

hace 3 mese(s)

,

Brasil jugará la final de la Copa América 2019 en Maracaná tras derrotar 2-0 en la semifinal a una Argentina mejorada, pero menos contundente en las áreas y sin fortuna en dos remates a los postes, con 1-0 en el marcador, de Agüero y Messi. El ‘10’ del Barça lideró a su selección con su mejor actuación en el torneo, pero no le bastó para que la albiceleste cambiara su historia reciente de fracasos. Los goles de Gabriel Jesus y Firmino, uno en cada parte, acabaron con su sueño.

Lionel Scaloni repitió su primer once desde que está en el cargo. Y no sólo eso: la selección argentina no insistía en un once desde hacía tres años en la Copa América del Centenario de 2016, con 40 partidos de por medio, un reflejo de los vaivenes de la albiceleste en una de las etapas más convulsas de su historia. Coincidiendo con ese periodo de tiempo, Brasil ha jugado con un bloque más definido y, pese a la ausencia de Neymar por lesión, la compenetración se notó en el césped. Por eso era favorita. Y por jugar en casa, claro.

El inicio del partido no fue vistoso, pero sí intenso. Ni una concesión, ni un metro regalado, los balones divididos eran una guerra. Incluso en ese escenario prebélico, que el árbitro ecuatoriano Roddy Zambrano cortó con una amarilla a Tagliafico en el 8’ por una dura entrada a Gabriel Jesus, la selección de Tite ya parecía tener las ideas más claras, con más intención de jugar el balón, mientras que el equipo de Scaloni, aunque valiente en la presión alta, se concentraba más en mantener un buen posicionamiento táctico.

Paredes fue el primero en buscar el gol en el 11’ con un disparo lejano muy potente, tras pase de Messi, que se escapó por milímetros por encima del larguero. A Brasil no le hizo falta ni un aviso como eso para adelantarse en el marcador. Coutinho inició en el 18’ una jugada de ataque con un túnel a ParedesAlves, tras un rebote, dio continuidad a la acción con un sombrero, un recorte y una apertura a Firmino, quien centró raso y preciso en posición de extremo derecho para que Gabriel Jesus fusilara a Armani. 1-0 en el 18’. Sin hacer nada del otro mundo, Brasil ya mandaba y cumplía el pronóstico.

Messi, poco participativo hasta ese momento, moviéndose en la mediapunta sin lograr despistar a Casemiro, comenzó a asumir más responsabilidades, aunque fuese con conducciones que acababan en las habituales faltas del madridista, señaladas o no. En una de ellas templó el pase al área a la cabeza de Agüero, quien remató al larguero por encima de la mano de un Alisson batido. Era el minuto 29, el inicio de los mejores momentos de Argentina, pero sin puntería. El propio Kun, tras otra aceleración soberbia de Leo, no aprovechó el resbalón de Thiago Silva y disparó contra el cuerpo de Marquinhos. Y Messi disparó muy desviado en el 36’ en su único intento decidido en busca del gol tras dos regates.



Brasil, pese a estos intentos, tampoco se sintió demasiado intimidada con un Alves espectacular, dueño de la banda dereccha y de algo más, y acabó buscando el 2-0 con un tiro flojo de Arthur a las manos de Armani.

Tite dio entrada en el descanso a Willian por Everton para intentar aprovechar los huecos que podía dejar Argentina en defensa si se lanzaba a por el empate sin cabeza. Y los de Scaloni sí dieron un paso al frente, aunque con bastante sentido, con posesiones largas, más verticalidad y dos ocasiones madrugadoras de Lautaro y De Paul, una volea del primero a las manos de Alisson tras pase de Agüero (49’) y un disparo alto en posición inmejorable del segundo tras servicio de Messi (51’).

El partido se abrió, como no podía ser de otra forma. A una gran oportunidad de Coutinho en el 55’ (no conectó bien cuando ya encaraba a Armani) respondió Messi en el 56’ con el segundo poste de Argentina tras el de Agüero: el ‘10’ disparó al poste con potencia con una volea y el Kunno llegó a su pase posterior tras el rechace.

Ya con Di María en el campo por AcuñaLeo, lanzado hasta el punto de que Coutinho bajó a echar una mano a Casemiro y le robó dos balones, volvió a probarlo de falta en el 66’, pero Alisson esperaba el disparo en la escuadra y atajó el balón con solvencia.

Pero Brasil estaba esperando una contra y no perdonó la que tuvo. Gabriel Jesus hizo lo que quiso en carrera, con metros por delante, con Pezzella, Otamendi y Foyth antes de regalar el gol a Firmino. 2-0 en el 73’, efectividad de Brasil y mala fortuna de una Argentina mejorada.

 


Notas Relacionadas