El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

1,8 MM de $us pierde Fegabeni por el bloqueo de los soyeros

hace 2 mese(s)

,

El ‘precio justo’ que reclaman los productores de soya por su producción deja pérdidas millonarias a los ganaderos de Beni. Cumplido el quinto día de bloqueo en la carretera Santa Cruz-Trinidad, el reporte preliminar de la Federación de Ganaderos de Beni (Fegabeni) da cuenta de que las pérdidas económicas en este sector superan los $us 1,8 millones.

En el desglose de daños econó- micos se describe que el freno de la comercialización de animales ronda los $us 1,8 millones. El cálculo engloba a 4.380 bovinos en pie, cuyo valor promedio es de $us 400 por cabeza que se dejó de vender por el corte de la ruta.

La medida de presión condicionó el movimiento de 88 camiones con animales en pie, en los cinco días de bloqueo, desde las provincias benianas de Iténez, Mamoré, Yacuma, Cercado y Marbán hasta las industrias cárnicas y centros de remate y confinamientos que operan en la capital cruceña. La cuantificación de perjuicios económicos de Fegabeni, además, incluye perjuicios adicionales por pérdida de peso de bovinos -18.000 kilos ($us 35.000)- y baja de 90 bovinos ($us 36.000) en los puntos de bloqueo. No incluye gastos no valorados, como logística para desplazar alimentación a los conductores y ensilaje para los animales.

Reporte sectorial forestal

Desde la Cámara Forestal de Bolivia (CFB), su presidente, Diego Justiniano, dijo que el freno de aprovisionamiento de madera en troncos y tablas que proviene de la Chiquitania está condicionando la producción, principalmente de las industrias de pisos, decking, láminas y barracas que trabajan con maderas duras. “La falta de materia prima que proviene del lado de Guarayos está afectando a las industrias de multilaminados, venestas, aglomerados y barracas. La carga es madera blanda y muy sensible”, puntualizó Justiniano.

En cuanto a cifras de pérdidas, dijo que aún no disponen, pero que debe buscarse una solución a la brevedad porque están al filo de iniciar la zafra maderera en Guarayos. Desde esa población, el presidente del Comité Cívico de la provincia Guarayos, Salvador Vaca, dijo que el bloqueo está perjudicando a los madereros en el desplazamiento de carga, en camiones, desde los puntos de aprovechamiento de madera hasta los mercados de comercialización. Al frenarse dicha operación, los trabajadores están impagos. En la capital de la provincia, según la autoridad, no hay gasolina ni diésel, y si se encuentra, se vende entre Bs15 y 20 la botella.

En el mercado escasean las verduras, el pollo y la hoja de coca. En Concepción, hace tres días se acabó el combustible y los sectores agrícolas y del transporte público comienzan a sentir los efectos. La maquinaria que opera en el campo se quedó sin diésel y los operadores de transporte público, sin gasolina.

También empezaron a escasear productos de la canasta familiar, como las verduras, que son proveídas desde la capital. El sector hotelero y el de servicios (restaurantes), principales fuentes de ingreso de la población, también reportan perjuicios.

Arroceros, también en apuros

Desde Trinidad, a decir de la dirigencia del sector arrocero, el corte de la carretera que une Santa Cruz y Trinidad está limitando el movimiento de su producción, miles de toneladas del cereal, desde San Pablo, Guarayos y Trinidad, a mercados de poblaciones intermedias y Santa Cruz. La dirigencia indicó que los bloqueos están agravando la emergencia del sector sumido en una crisis de precio, al igual que los soyeros, con la diferencia que a ellos les afecta la competencia desleal provocada por el ingreso masivo, vía importación legal y contrabando, de la producción extranjera, principalmente de Argentina y de Brasil.



Sin salida

Por otro lado, ayer las industrias y productores no pudieron definir un precio aceptable por la soya. Las aceiteras no dieron el brazo a torcer y mantienen su postura de pagar solo $us 230 por tonelada. Incluso instaron a los productores a retirar el grano de los silos, si la oferta no era de su agrado, pero previo pago de anticipos otorgados a algunos productores y la cancelación de $us 22 por tonelada, por costos de recepción, almacenamientos y otros. En cambio, los agricultores exigen el pago de $us 300 por la tonelada de su producción. Marcelo Pantoja, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), calificó como una burla la oferta de la industria por ser un precio “alejado de lo que se puede pagar”.

“Veremos qué sigue ahora. Los bloqueos no le están haciendo nada a la industria. Creemos que la oferta fue una falta de respeto al productor, $us 230, es inaceptable”, afirmó el dirigente. Pantoja hizo notar que a escala internacional el precio de la tonelada del grano ronda los $us 315, y que el año pasado las aceiteras pagaron un precio cercano a la cotización internacional.

“No voy a entrar a ver los nú- meros de la industria para determinar cuál es el precio de la logística, pero el año pasado se pagó mucho más”, precisó.

Una fuente ligada al sector confirmó que en 2018 las industrias llegaron a pagar $us 291,20 por la tonelada del grano de oro. Celso Mamani, dirigente de la filial de Anapo en San Pedro, que estuvo en el acercamiento con las industrias, señaló que los productores tienen 35.000 toneladas almacenadas en las principales aceiteras de Santa Cruz (Nutrioil y Gravetal).

Detalló que mañana se reunirá con otra de las empresas, y si no existe una oferta clara, las bases determinarán qué hacer. Explicó que la situación es preocupante, porque algunos productores ya recibieron anticipos. Nilson Calizaya, presidente de la Federación de Interculturales de Cuatro Cañadas, señaló que incluso los productores habían planteado negociar sobre una base de $us 273, cifra que fue rechazada por las industrias.

“Nosotros le hemos rogado que nos puedan cancelar con esa base, pero $us 230 no cubre los costos, incluso les debemos a ellos mismos, entonces, ¿cómo quieren que les paguemos?”, cuestionó. El dirigente precisó que hay compradores dispuestos a pagar hasta $us 280 por tonelada de soya, sin embargo, los agricultores no pueden sacar su grano por los elevados costos exigidos por las industrias para retirarlo. Por esta situación, según Calisaya, existen cerca de 3.000 productores perjudicados, que tienen unas 10.000 toneladas del grano depositadas en los silos de las factorías.

Bloqueo no se levanta

Mientras la negociación se estanca, el bloqueo en la carretera Santa Cruz-Beni se radicaliza, en especial en los municipios de San Julián y Cuatro Cañadas. Si bien la Policía logró levantar ayer un punto de bloqueo en Cuatro Cañadas, los dirigentes de la zona indicaron que desde hoy radicalizarán la medida. En cambio, el corte de ruta en el municipio de San Julián sumó más adeptos.

Gerardo Ojeda, dirigente de los productores de San Julián, indicó que ayer se incorporaron los transportistas del bloque Chiquitano y universitarios. Ambos sectores se acoplaron en los dos puntos de bloqueo instalados en este municipio, en una masiva caravana. “Señores policías, San Julián se respeta. Si quieren una batalla campal, la puerta está abierta”, se leía en un cartel, en uno de los puntos de bloqueo. Hasta el cierre de edición la medida de presión continuaba en cinco puntos.

 


Notas Relacionadas