El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Sedes detectó casos de "cutting" en adolescentes de Potosí

hace 2 mese(s)

,

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) detecta casos de "cutting" en los adolescentes, que pese a no contar con datos específicos, son derivados a la atención del Programa de Atención al Adolescente. De acuerdo con su responsable, Manuel Canaviri, es difícil detectar los casos porque las cortaduras son realizadas en brazos o piernas que, generalmente, suelen estar cubiertos de ropa.

“Estos son casos que ni los padres de familia o profesores se dan cuenta porque ellos (los adolescentes) lo demuestran en sus grupos, ellos tienen un círculo donde hacen prácticas de este tipo y ahí pueden mostrar”, dijo.

Las redes sociales son utilizadas para difundir sus lesiones y cobrar relevancia entre su entorno. “El 'cutting' es una manifestación de esta (del acoso). Son lesiones que se autoinfringen los muchachos, las muchachas, porque tienen una serie de conflictos psicoemocionales que pueden estar referidos a frustraciones, a falta de comunicación, y es una forma también de hacerse visible ante sus pares o ante sus padres”, complementó. Estas conductas se presentan, por lo general, en adolescentes que sufren acoso escolar u otras formas de violencia.



“En el último tiempo, el 'bullying' (o acoso) es una práctica que se está dando. De hecho, la última investigación que hemos realizado indica que el 66 por ciento de los adolescentes investigados reconoce que hay prácticas de bullying al interior de sus establecimientos educativos y un seis por ciento de ellos reconoce ser víctima de 'bullying', de violencia en sus establecimientos”, explicó. Para identificar y solucionar estos casos, Canaviri dijo que es necesaria la intervención de padres y maestros para ayudar a los adolescentes. Las cortaduras autoinfringidas no ponen en riesgo la vida de los adolescentes y eso dificulta que los servicios de salud detecten estos casos. “Quienes se autoinfringen este tipo de lesiones no tienen una intención de quitarse la vida. Ellos lo que hacen es generar esta serie de señales para mostrar a sus compañeros, a sus pares, a su familia (…) es una manera de pedir auxilio, apoyo, porque algo está pasando con este muchacho”, argumentó.

En algunos casos, los adolescentes muestran a su grupo de amigos las cicatrices, resultado del daño para demostrar de lo que son capaces. En el consultorio del adolescente reciben casos enviados de centros de salud.

“Estos muchachos y muchachas que se generan este tipo de lesiones son objeto de un seguimiento, de terapias para poder modificar sus conductas”, dijo.

El personal especializado investiga las causas de esta práctica. En muchos casos detectaron falta de comunicación en la familia y en otros los adolescentes son víctimas de violencia.///