El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Manuel Canelas: "César Hernández, director de Neurona llegó a Bolivia como activista"

hace 10 dia(s)

,

Una memoria de la empresa Neurona reclama parte del mérito de que Evo Morales sea presidente de Bolivia hoy en día. En una especie de currículo colgado en la red, la compañía mexicana contratada 12 veces por el Ministerio de Comunicación entre 2017 y 2018, dice: “La colaboración en las áreas de audiovisuales, estrategia de comunicación, ‘argumentarios’, redes sociales y diseño gráfico fue parte de la presencia y apoyo de Neurona en la campaña presidencial de Evo Morales en Bolivia”. El problema es que, según los documentos presentados para ganar contratos en Bolivia, Neurona Consulting fue creada un mes antes de desembarcar en Bolivia.

Según Manuel Canelas, ministro de Comunicación, desde el 23 de enero de este año, Neurona no participó como empresa de la campaña de 2014, sino que César Hernández, su director y propietario, llegó al país como activista, acompañado de “cuatro o cinco” profesionales del campo audiovisual que hicieron algún spot.

En ese tiempo, Canelas era un candidato a diputado uninominal por La Paz y no tenía los galones de hoy. Otra persona que era candidata a la Asamblea Legislativa Plurinacional por el MAS recuerda un spot de Hernández y su equipo, en el que mucha gente sale “levantando la mirada”, pero no recuerda una gran participación de los mexicanos en la segunda reelección de Evo Morales.

Si uno hiciera caso al currículo web de Neurona Consulting, pareciera una enorme empresa llena de experiencia y de éxitos, no la compañía que, como denunció el senador y candidato presidencial Óscar Ortiz, fue creada con un capital de $us 5.000 en un Estado de México. Asegura que ha participado en más de 200 campañas políticas en toda América Latina (aclara que todas al servicio de partidos de orientación de izquierda) y que incluso en 2012 hizo consultoría multimedia y construyó estrategias para la campaña de Andrés Manuel López Obrador, actual presidente mexicano.

La empresa se define a sí misma como una “reconocida, como una de las consultorías más importantes de Latinoamérica, Neurona ha logrado crear un estilo propio. Sus contenidos se han posicionado como una referencia dentro de las campañas electorales e institucionales cuando se habla de originalidad e innovación, temas polémicos, sensibilidad artística, altos estándares de calidad y un destacado poder de convocatoria de talento frente y detrás de las cámaras”.

En una parte del currículo, se asegura que la empresa creó una red de medios digitales en México como parte de la ‘resistencia’, luego de la victoria electoral de Enrique Peña Nieto y que ese “know how” fue replicado en Bolivia, aunque no menciona a qué medio digital se refiere.



No anota tan detalladamente a qué se dedicó entre 2014 y 2018, aunque asegura que: “Los procesos electorales también le han permitido a Neurona trabajar para bancos centrales, ministerios de Turismo, Comunicación; desarrollando estrategias comunicacionales de éxito, siempre promoviendo la importancia de sostener los proyectos de izquierda en la Patria Grande y Europa del sur”.

Qué hicieron

Una persona que participó de la campaña del MAS en 2014 confirma la versión de Canelas, que Hernández llegó como un activista. No lo recuerda con especial respeto. Asegura que tenía muy pocas habilidades y no sabía nada de cómo hacer una campaña electoral y si acaso tenía algún mérito, ese era el de rodearse de gente capaz.

Recuerda el nombre de uno de ellos: Joel Bucio, un mexicano experto en redes sociales que sí ayudó y demostró su experiencia en la camapaña. Bucio es un aspirante a doctor por la Universidad de Vigo (España) y es un profesional creativo reconocido en su país y fue parte de todo un proyecto para concienciar a sus ciudadanos del sufrimiento de los migrantes a través de cómics para internet. Se define a sí mismo como un narrador visual y experto en marketing.

El Movimiento Al Socialismo trabajó en 2014 en las redes sociales, dándole un rostro joven a la campaña a través de La ola azul, a través de colectivos juveniles como Columna Sur o Generación Evo.

Lo que no queda claro es cómo volvieron. Canelas asegura que no lo sabe y cuando él asumió estos ya se habían ido. Sin embargo, el jueves, Hernández subió a su fanpage de Facebook un adelanto de un documental que le fue encargado por la anterior ministra de Comunicación, Gísela López: El robo, cuando las leyes se escribían en inglés. Al parecer, Hernández no ha terminado de entregar uno de los ocho trabajos para los que fue contratado en Bolivia y que le redituaron más de 12 millones de bolivianos.///


Notas Relacionadas