El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Mecánico ratifica que abogado Jhasmany Torrico lo secuestró y torturó

hace 1 mese(s)

,

El mecánico Juan Antonio Cuéllar, quien denunció que fue secuestrado y torturado por el abogado Jhasmany T.L. y otras personas, relató ayer detalles de lo que sucedió el 16 de marzo de 2018, en una audiencia de declaración anticipada

"Jhasmany era quien daba las órdenes y todos le obedecían. Decían que él trabajaba con gente de El Abra, policías, fiscales y jueces", señaló.

El mecánico estalló en llanto en varias oportunidades al rememorar lo que le pasó durante el tiempo que estuvo secuestrado

Dijo, por ejemplo, que Jhasmany T.L. trajo un cuchillo y lo amenazó con vaciarle el ojo

La audiencia de ayer se instaló a las 08:40 horas, después de que el juez verificara la presencia de los nueve imputados, con sus abogados.

Los defensores procedieron al contrainterrogatorio, una vez que Cuéllar terminó su declaración, pero la mayor parte de las preguntas fue objetada por la Fiscalía, porque ya habían sido respondidas.

El juez dio lugar a las objeciones del Ministerio Público, lo que ocasionó más de una protesta de los abogados defensores.

El mecánico comenzó su relato asegurando que conoció a los esposos J.B.A y E.S cuando llegaron a su taller para comprarle un vehículo

La pareja le preguntó cuánto pagaba de alquiler por su taller, a lo que él les respondió que cancelaba 1.400 bolivianos cada mes. Entonces ellos le propusieron darle un lote, en calidad de anticrético.

El mecánico dijo que en un principio le vendió un vehículo al hijo mayor de la pareja, en 6.600 dólares, y quedaron un anticrético de 8.000 dólares, debía entregarles 1.400 más.

Con el dinero que les había entregado, los dueños empezaron a construir cuartos, pero le anticiparon que otra persona iría a vivir en el lugar. Cuando el mecánico les reclamó que él quería un lugar independiente le hicieron subir el monto del anticrético hasta 20.000 dólares.

Cuéllar relató que el 16 de marzo de 2018 llegó hasta su taller un hombre (Wilder), al que no conocía, quien le pidió auxilio para un vehículo. Él había llegado en un auto blanco. El mecánico tomó un martillo  desarmadores y otras herramientas

Subió al vehículo blanco por la puerta trasera, mientras que Wilder se sentó junto al chofer. Atrás había otra persona, al lado del mecánico, quien no estaba en la audiencia ayer

Al llegar a Tiquipaya hasta donde se dirigieron, en un camino empedrado encontraron otro vehículo, un Rav 4 color plomo, y se detuvieron. El mecánico observó que desde un costado del camino salió otro hombre (Marcos), quien se subió al auto blanco. Otra persona (Cristian), que estaba en el lado izquierdo del mecánico, le puso un cuchillo en las costillas, mientras que Marcos, desde la parte derecha, le hacía pasar corriente



Le vendaron los ojos y lo llevaron hasta una vivienda, más al norte del Cruce Taquiña, hasta llegar a la Circunvalación

Según el relato del mecánico, le hicieron sentar y le sacaron la venda. Pudo observar que estaban los dueños de la vivienda, uno de sus hijos y otra pariente. "También estaba un hombre con muletas", Jhasmany T.L, a quien lo reconoció en la audiencia de declaración anticipada

El mecánico reiteró que él ordenaba los castigos y los demás obedecían. Desde el principio, Jhasmany empezó a insultarlo y le conminó a contar dinero que le entregaron, del anticrético, pero ellos mismos se lo retiraron, después de hacerle firmar un documento y 28 fotocopias de los billetes

Lo metieron a otro ambiente, donde había una tina y una bañera de plástico amarillo con agua, en donde lo sumergían, mientras otros le daban golpes de patada y puño

“La señora E.S decía los nombres y las edades de  mis hijas. El abogado se me acercó y dijo que la buscaría y las violaría”

Después de torturarlo, le obligaron a tomar vasos llenos de trago, que la víctima no pudo identificar, pero que calcula que por lo menos fueron dos botellas

Asimismo, el abogado Jhasmany le preguntó a la dueña de la casa si le faltaba algo y cuando la mujer le dijo que ocho chapas estaban en malas condiciones, el abogado  le dio ocho manotazos.

Asimismo, le dio golpes de mano por los vidrios que estaban rotos y por los tres grifos en mal estado.

Después de que le hicieron tomar casi dos botellas de trago, no recuerda cómo llegó a su casa.

Al día siguiente le llevaron al médico forense, pero él no recuerda mucho porque todavía estaba con efectos del trago que le habían obligado a beber.

Imputado niega los delitos

El abogado Jhasmany T.L afirmó, cuando tuvo la oportunidad de hablar, que el mecánico entró en varias contradicciones y que él no lo secuestró ni extorsionó, y que en todo caso sería tentativa, porque no pidieron rescate ni sacaron ventaja del documento que supuestamente le obligaron a firmar

En su intervención, como derecho a su defensa material, el imputado afirmó que ninguno de los abogados defensores ni la Fiscalía preguntaron al mecánico “cosas concretas” para determinar si hubo o no los delitos de secuestro o extorsión. “Por ejemplo, si alguien pidió rescate a sus familiares, porque eso es la base de un secuestro”

Asimismo, el imputado dijo que el mecánico “no pudo o no quiso responder” cuando él estaba de pie o sentado, porque según el abogado es una dato importante para demostrar sus contradicciones.///

 


Notas Relacionadas