El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Jhasmani Torrico amenazaba y vigilaba a juristas de la Gobernación de Potosí

hace 6 mese(s)

,

El bufete Lecrere y Asociados dirigido por Jhasmani T. L. se extendió hasta Potosí. Según documentos, el abogado —que ahora está en Chonchocoro afrontando cuatro denuncias— amenazó de muerte e increpó a los abogados de la Gobernación de ese departamento, quienes habían iniciado procesos penales contra uno de sus clientes.

En 2017, Jhasmani asumió la defensa de Limber S. L., acusado de provocar un daño económico a la Gobernación de ese departamento que ascendía a la suma de 140 millones de bolivianos.

La primera autoridad de Potosí, Juan Carlos Cejas, confirmó la veracidad de este caso y explicó que ahora está en manos de Asesoría Legal, pero también del Ministerio de Justicia. En junio de 2017, la Gobernación potosina inició dos procesos penales contra Limber S. L. por falsificación de documento, falsedad ideológica y uso de instrumento falsificado. Resulta que esta persona ganó dos licitaciones para la ejecución de proyectos de sistema de riego con la presentación de la constructora Sarcons, que al final resultó ser una empresa fantasma.

El documento señala que Limber S. L. fue enviado a la cárcel con detención preventiva por ambos casos, y en las audiencias en las que buscaba la libertad, Jhasmani y sus colaboradores se acercaban a los juristas de la Gobernación, los rodeaban y los amenazaban.



“En fecha 28 de septiembre (2017) también en la Sala Penal Segunda del Tribunal de Justicia de Potosí, se ha llevado la audiencia de fundamentación a la apelación, oportunidad en la que su defensa técnica, compuesta por el abogado XXX (Jhasmani T. L.), se ha presentado acompañada de por otras personas con apariencia extranjera en un número de cinco o seis personas, entre las que había una mujer, con actitud y modales de amedrentamiento para los abogados de la Gobernación de Potosí”, señala el documento.

Agrega que la gente que acompañaba a Jhasmani presumía su nacionalidad extranjera para atemorizar a los juristas. “Nos rodeaban para amenazarnos, se paraban delante de nosotros, sobre todo durante la espera para la instalación de la audiencia”, señaló uno de los afectados.

Relata que, durante las audiencias, también en el domicilio del Director Jurídico de la Gobernación se encontraban dos hombres desde muy temprano, “haciendo evidente que veían o andaban velando el domicilio”.

Aunque Limber S. L. cambió de abogado y se acogió a un proceso abreviado y devolvió el dinero al Gobierno departamental, Jhasmani T. L. se apropió de la oficina en Cochabamba que esta persona habría alquilado para hacer figurar como el domicilio la consultora fantasma.///


Notas Relacionadas