Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

La vicepresidenta de Nicaragua afirma que en el 2018 "todos hemos crecido"

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Gobierno de Nicaragua ha ejecutado crímenes "de lesa humanidad" contra la población, tanto manifestantes como personas que estaban al margen.

hace 21 dia(s)

,

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, calificó 2018 como "un año en el que todos hemos crecido", en medio de una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos en protestas contra su esposo, el presidente Daniel Ortega.

"Esta Nicaragua que vive el último día del año 2018, concluyendo un año complejo, pero un año en el que todos hemos crecido", dijo Murillo, a través de medios del Gobierno.

El 2018 marcó para Nicaragua el inicio de la llamada "insurrección cívica", en la que los nicaragüenses salieron a las calles para exigir la destitución de Ortega, reclamo que en ocho meses ha dejado cientos de muertos, presos y desaparecidos, así como miles de heridos y decenas de miles en el exilio.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Gobierno de Nicaragua ha ejecutado crímenes "de lesa humanidad" contra la población, tanto manifestantes como personas que estaban al margen.



Organismos humanitarios locales han informado de entre 325 y 545 muertos, de los que el Gobierno reconoce 199.

Ortega ha negado toda responsabilidad y afirma haber sufrido un intento de "golpe de Estado".

"Nicaragua avanza en bendición, rutas de prosperidad y en victorias. Victorias en estos otros tiempos, nuevos tiempos que estamos abriendo, tiempos para la nueva historia, tiempos nuevas victorias de la mano de Dios", sostuvo Murillo.

La semana pasada la Organización de Estados Americanos (OEA) anunció el inicio de proceso para aplicar la Carta Democrática a Nicaragua, que abre la puerta a la suspensión del país del organismo.

Las protestas contra Ortega y Murillo comenzaron, el 18 de abril pasado, tras 11 años de Gobierno continuo, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, tras el saldo mortal de las manifestaciones.


Notas Relacionadas