Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Trump cancela cita con Putin al margen del G20 por crisis de Ucrania

hace 12 dia(s)

,

Este jueves, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que canceló una reunión prevista al margen de la cumbre del G20, con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

La cancelación de la cita se debe a la tensión entre Moscú y Kiev, tras la toma rusa de tres buques militares ucranianos.

La cita era uno de los platos fuertes del menú del evento que se extiende de viernes a sábado y que celebra los 10 años de existencia de este foro que reúne a economías desarrolladas y emergentes desde 2008.

Pero el agravamiento del conflicto entre Rusia y Ucrania forzó al presidente estadounidense a tomar distancia con Putin, luego de que guardacostas rusos tomaran el control de tres buques de la Marina ucraniana en el mar Negro, cerca de la península ucraniana de Crimea, anexionada por Rusia en 2014, disparando contra ellos y dejando tres heridos entre los marinos a bordo.

Los presidentes estadounidense y ruso se reunieron cuatro veces desde que Trump llegó a la Casa Blanca pero solo una vez durante una cumbre, en Helsinki este julio.

En sus encuentros, ambos mandatarios manifestaron su intención de iniciar una nueva en las relaciones entre Washington y Moscú. Pero la investigación sobre una presunta injerencia de Rusia en la campaña presidencial estadounidense de 2016 provoca mucha crispación en Estados Unidos.

El multilateralismo en juego

Los líderes de las principales economías del planeta desembarcan en estas horas en Buenos Aires, para asistir a la cumbre, marcada por una guerra comercial entre Estados Unidos y China, las dos mayores economías del planeta.

Es por tanto la reunión entre el presidente estadounidense y su par chino Xi Xinping la que acapara todos los focos.

“Tenemos dos presidentes que tienen una reunión bilateral y esperamos que establezcan los términos de negociaciones futuras”, expresó en Washington a la prensa argentina la titular del FMI, Christine Lagarde, quien abogó además por “un multilateralismo diferente (…) más enfocado en las personas”.

En ese sentido, el tiempo corre para que Estados Unidos incremente nuevamente sus aranceles a las importaciones desde China el 1 de enero y profundice la “guerra comercial”.

Sin embargo, los expertos no esperan que el encuentro Trump-Xi acabe con las tensiones.



Estados Unidos hará un un gesto comercial significativo cuando en el marco de esta cumbre firme un nuevo tratado comercial con México y Canadá, que reemplaza al NAFTA o TLCAN, rechazado por Trump luego de 24 años de vigencia.

Y en las calles ya se preparan las protestas previstas para este viernes.

“El G20 es donde se reúnen los poderosos del mundo para planear la profundización del capitalismo. (…) No es casualidad que se excluye a los propios pobladores del uso del espacio público”, dijo a la AFP Juliana Díaz, una argentina que participa de uno de los eventos críticos a un G20 que ha dejado bloqueada buena parte de la ciudad.

El clima en el menú

En otro plano, Trump deberá medir fuerzas con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien pretende incluir en los primeros puntos de la agenda del G20 el calentamiento global, antes de la conferencia climática COP24 del 2 de diciembre en Polonia.

El republicano, un feroz detractor del concepto de cambio climático, retiró a su país de los acuerdos ambientales de París en junio de 2017, poco después de llegar a la Casa Blanca.

Los reflectores apuntarán asimismo al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán. A instancias de Human Rights Watch, la justicia local inició una investigación a Salmán, envuelto en un escándalo por el asesinato el pasado 2 de octubre del periodista saudita Jamal Khashoggi, que trabajaba para The Washington Post, en el consulado de Riad en Estambul.

En medio de estas tensiones geopolíticas, la cumbre tendrá espacio para un momento histórico.

La primera ministra Theresa May llegará a Buenos Aires como la primera líder británica en pisar el suelo argentino desde la guerra de las Malvinas en 1982.

La expectativa argentina

El presidente Mauricio Macri, cuyo país ostenta la presidencia del G20, apuesta a esta cumbre para revitalizar la imagen internacional de Argentina.

La economía argentina no despega, los problemas de empleo no se solucionan, la pobreza y la inseguridad azotan la imagen del gobierno, una situación agravada en los últimos días por el bochorno de la suspensión de la final de la Copa Libertadores en Argentina por hechos de violencia.

Así, luego de la firma de un acuerdo por 56.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para intentar estabilizar el mercado de cambios, Macri busca que esta cumbre anime la confianza de los inversores y que el ansiado capital comience a llegar a la alicaída economía argentina, a un año de las elecciones presidenciales.

Frente al Congreso, decenas de organizaciones sociales y partidos de izquierda se expresan en eventos paralelos contra el G20 y el acuerdo con el FMI.

“Yo les diría (a los líderes del G20) que miren para abajo. Que no solo miren para arriba”, dijo a la AFP Ariel Villegas, un peluquero que participa de la protesta.


Notas Relacionadas