Banner YPFB

El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Expertos de la ONU no creen que Irán estuviera implicado en el misil de Riad

hace 19 dia(s)

,

Arabia Saudí ha levantado el bloqueo a Yemen después de dos semanas, permitiendo desde ayer el acceso de la ayuda humanitaria al mayor puerto del país, Hodeida, y al aeropuerto de la capital, Saná, ambos en territorio bajo control de los rebeldes hutíes y su aliado el expresidente Ali Abdulah Saleh. El Gobierno saudí sostenía que el bloqueo era una respuesta al lanzamiento de un misil, el 4 de noviembre, sobre el aeropuerto de Riad que pudo ser interceptado. Según esta versión, ampliamente publicitada, el misil había sido suministrado por Irán, lo que justificaba suspender los permisos de acceso a los puertos yemeníes e incluso los visados a personal humanitario de Naciones Unidas y de oenegés.

El Panel de Expertos en Yemen del Consejo de Seguridad de la ONUrechazó sin embargo los argumentos saudíes en un documento confidencial, afirmando que no se habían aportado pruebas sobre el misil y mucho menos de que procediera de Irán. “El Panel considera” que se trata de “otro intento” de utilizar el embargo de armas decretado por el Consejo “como justificación para obstruir la entrega de mercancías de naturaleza esencialmente civil”. Y ello a pesar de que siete millones de personas se encuentran al límite de la hambruna y de que Naciones Unidas advirtió de que Yemen sufre la mayor crisis humanitaria del mundo.

Fuentes próximas a la ONU consultadas aseguran que en los tres años que dura ya el embargo “no se han hallado evidencias de misiles de importación” desde Irán en Yemen. Un oficial de la Fuerza Aérea estadounidense afirmó que el misil tenía “marcas iraníes”, pero nadie ha cumplido la obligación de informar al Panel sobre la trayectoria que seguía el proyectil, a pesar de que el espacio aéreo yemení está estrechamente vigilado. Su coordinador viajó esta semana a Riad para recabar información.

Desde el inicio de la campaña militar de la coalición encabezada por Arabia Saudí en el 2015 unos 80 proyectiles, según Riad, han hecho impacto en lugares próximos a la frontera como Asir o Najran, y las fotos de fragmentos mostradas hasta ahora podrían corresponder a estos, dijeron las fuentes. Expertos en la materia reaccionaron al anuncio saudí advirtiendo que los misiles de los rebeldes –del tipo Scud y que proceden del arsenal yemení– no tienen la capacidad de alcanzar la capital saudí a menos que se haya conseguido mejorarlos, como aseguraron los propios hutíes, tal vez introduciendo algún componente en el país.

Los saudíes exigieron a la ONU como condición para levantar el bloqueo humanitario que extreme los mecanismos de inspección Unvim que se aplican a los barcos. La exigencia del secretario general António Guterres fue exactamente a la inversa: levantar antes el bloqueo. Finalmente ha habido acuerdo.

Este rifirrafe tiene su paradoja porque, al fin y al cabo, es la coalición saudí y su aliado Estados Unidos quienes patrullan la costa y controlan los accesos a Yemen. Según el oficial de coordinación humanitaria de la ONU Samir Elhawary, “todos los barcos que van al puerto de Hodeida son inspeccionados, y a veces aunque obtengan el permiso las patrulleras de Arabia Saudí los llevan a Jizan, el puerto saudí más cercano, para hacer otra inspección”. Otra cosa es qué ocurre con los barcos pequeños, los clásicos dous de la región, si son vigilados o no por las marinas saudí y estadounidense. En el último informe del Panel de Expertos, en enero, solo se consignaban dos capturas de embarcaciones con fusiles y lanzagranadas en pequeña cantidad.

El puerto yemení de Hodeida, el 7 de noviembre, al día siguiente de ser decretado el bloqueo saudí

El puerto yemení de Hodeida, el 7 de noviembre, al día siguiente de ser decretado el bloqueo saudí (Abdo Hyder / AFP)

Por el puerto de Hodeida entra no solo la ayuda humanitaria sino también el 80% de las importaciones de Yemen, cuya economía depende en un 90% de ellas. Por el mismo motivo, los impuestos que genera son una fuente de ingresos para los rebeldes. Esto obsesiona a la coalición saudí, que no ha conseguido tomar el puerto por las armas y optó por bombardear las grúas de descarga en agosto. El mediador de la ONU, el mauritano Ismail Uld Sheij Ahmed, propuso poner Hodeida bajo jurisdicción del ente internacional o de algún país a cambio de reabrir el aeropuerto de Saná –cerrado al tráfico por Arabia Saudí– pero nadie, ni siquiera la ONU, aceptó.

El estancamiento militar –en el que abunda la división entre facciones, incluso entre Arabia Saudí y su socio principal, los Emiratos Árabes Unidos– y la falta de avances diplomáticos, tras dos frustradas negociaciones en Kuwait, habría llevado al príncipe heredero y hombre fuerte saudí, Mohamed bin Salman, a imponer el bloqueo para recabar apoyo internacional en su pugna con Irán. El supuesto misil iraní voló hacia Riad el mismo día en que el que el primer ministro de Líbano, Saad Hariri, anunciaba desde allí mismo su extraña dimisión, en el marco de la ofensiva de los saudíes contra el Hizbulah libanés (y por ende, Irán), del que afirman que está presente en Yemen.

Sin embargo, utilizar el arma del hambre no genera simpatías y Bin Salman solo logró el apoyo de Donald Trump, mientras que el Pentágono no desea implicarse más en el conflicto. De hecho,el príncipe tuvo que levantar en pocos días el bloqueo al puerto de Adén, en territorio del gobierno del presidente al que respalda, Abd Rabo Masur al Hadi, porque las fuerzas que se hacen cargo de l sur del país pertenecen a los Emiratos y “éstos se quieren ganar a la gente, no pueden cerrar los puertos porque se les echarían encima”, dicen las fuentes consultadas. El sur de Yemen sufre la emergencia humanitaria casi en la misma medida que el norte rebelde.


Notas Relacionadas