Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Prestan apoyo en caso de la niña Tati, víctima de presunto infanticidio

La menor falleció en 2015 a causa de fuertes golpes en la cabeza. Hasta ahora no se pueden repatriar a Paraguay sus restos porque el proceso sigue abierto

hace 8 dia(s)

,

El Ministerio de Justicia y Transparencia Institucional informó que brinda patrocinio legal, a través del Servicio Plurinacional de Asistencia a la Víctima (SEPDAVI), en coordinación con la Dirección General de la Niñez y Personas Adultas Mayores, en el caso de infanticidio de la niña paraguaya, Tatiana Barreto.

Óscar, padre de la menor, mediante una nota pública escrita en la página oficial de la familia denominada “Justicia para Tati”, que se difunde en las redes sociales, comenta que en febrero pasado estuvo por Bolivia en una audiencia del juicio por infanticidio contra Fátima Velásquez (madre de la niña) y su novio Rubén Graff.

En esa oportunidad recurrió al Ministerio de Justicia para solicitar el patrocinio de un abogado de la institución para que atienda su caso. “Recurrí a este ministerio porque he visto como el ministro de Justicia, Héctor Arce, defiende a capa y espada a los niños”, aseveró.



Dijo que la parte acusada insiste en la necropsia de Tati, “no imaginan cómo me duele eso, porque, además, esto sigue impidiendo que podamos repatriar los restos de Tati al Paraguay”. Ella falleció por una lesión de sus centros nerviosos superiores, edema cerebral, hemorragia y un traumatismo encéfalocraneano cerrado grave.

Tatiana, la niña paraguaya que llegó a Bolivia con autorización de viaje de 90 días, tenía tres años cuando murió la madrugada del 23 de abril de 2015. La llevaron ya sin vida al hospital San Gabriel de la ciudad de La Paz y aunque el novio de su madre aseguró que había rodado por las gradas de su domicilio, los médicos reportaron un cuadro de violencia física y denunciaron el caso a la Policía.

Desde su año y ocho meses, Tatiana vivía con su padre y su familia paterna en la ciudad de Fernando de la Mora, Paraguay, hasta que su madre reapareció en la Navidad de 2014 y pidió autorización para traerla a Bolivia por tres meses. Faltaba sólo una semana para que retorne a su país el día que segaron su vida.


Notas Relacionadas