Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

República Democrática del Congo, un país donde la guerra es un arma para violar a miles de mujeres

Desde 1998, más de 200.000 mujeres han sido violadas en el RDC, según cálculos de la ONU, que ha llegado a calificar a ese país como "el peor lugar del mundo para ser mujer".

hace 2 mese(s)

,

La concesión este viernes del Nobel de la Paz al congoleño Denis Mukwege (junto a la iraquí Nadia Murad) por combatir la violencia sexual como arma de guerra es un recordatorio del grave problema que sufre la República Democrática del Congo (RDC).

Desde 1998, más de 200.000 mujeres han sido violadas en la RDC, según cálculos de la ONU, que ha llegado a calificar a ese país como "el peor lugar del mundo para ser mujer", indicó Efe.

La República Democrática del Congo sufre décadas de violencia sexual generalizada utilizada como arma de guerra, que en los últimos meses se ha incrementado por los continuos enfrentamientos armados y la inestabilidad política, según Naciones Unidas.

El Fondo de Población de Naciones Unidas (FPNU) reportó este año que se registraron 5.783 casos de violencia sexual en diferentes provincias congoleñas afectadas por conflictos en 2017, más del doble que el año anterior.

Además, atribuyó la mayoría de estas agresiones (alrededor del 72%) a grupos armados no estatales, en particular, la milicia Twa en Tanganica y la Fuerza de Resistencia Patriótica de Ituri (FRPI), que operan en el territorio de Irumu en la provincia de Ituri.

Pese a los intentos del Gobierno de combatir esta lacra, informando y concienciando a la población sobre los terribles efectos de la violencia sexual (a través de programas de radio y televisión y estableciendo una línea telefónica de denuncia), las violaciones continúan siendo una realidad.



Ante la ineficacia gubernamental, otros organismos internacionales y personalidades se han situado a la vanguardia de esta lucha.

Diferentes organismos de Naciones Unidas proporcionaron asistencia médica a más de 5.200 sobrevivientes de violencia sexual en 2017, y otros 2.243 civiles recibieron asesoramiento y asistencia con apoyo de la MONUSCO, la misión de la ONU desplegada en el país.

Algunas figuras sobresalientes, como el ginecólogo congoleño Denis Mukwege (ganador este viernes del Nobel de la Paz), llevan años declarándole la guerra a la violencia sexual contra las mujeres de su país.

Desde 1999, más de 86.000 mujeres y niñas han sido tratadas en el hospital Panzi en la ciudad de Bukavu, que Mukwege dirige en la provincia de Kivu del Sur, y en fundaciones asociadas.

Más de 37.000 de esas víctimas presentaban heridas ginecológicas graves tras ser brutalmente violadas.

La RDC lleva años inmersa en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), lo que obligó a crear la MONUSCO en 1999 para contribuir a la estabilización de ese enorme país, que es casi cuatro veces más grande que Francia.

El noreste del país, especialmente, padece el azote de un largo conflicto alimentado por decenas de grupos rebeldes, a pesar de la presencia del Ejército congoleño y las fuerzas de la ONU.


Notas Relacionadas