Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Vicecanciller de Rusia: "Aumentar la tensión entre las potencias nucleares es un camino peligroso"

Serguéi Riabkov lamenta que Washington "envenene" sus relaciones bilaterales con Moscú con nuevas acusaciones.

hace 16 dia(s)

,

Estados Unidos "envenena" sus relaciones con Rusia con sus nuevas acusaciones sobre ciberataques, ha afirmado este jueves el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov, quien ha destacado que aumentar la tensión entre ambas potencias nucleares es "un camino peligroso".

Moscú "lamenta ver" cómo Washington altera las relaciones rusoestadounidenses con nuevas "acusaciones infundadas" que "se apresuran a repetir otros países de la OTAN", según ha declarado este diplomático ruso a través de un comunicado oficial.

Riabkov considera que "vuelven a intimidar" al público occidental "con 'hackers rusos'", a quienes esta vez atribuyen ciberataques contra redes de computadoras "en casi todo el mundo".

"Respaldar la vieja ficción sobre 'la intervención rusa'"



El vicecanciller de Rusia opina que Washington "se esfuerza" para no dejar que "la vieja ficción sobre 'la intervención rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016' desaparezca por completo". Así, EE.UU. trata de respaldar esa teoría con "nuevas falsificaciones" y de "engañar" a todo el mundo con la intención de "crear un pretexto adicional" para establecer "sanciones y otras medidas de presión contra nuestro país".

Aunque Rusia "está acostumbrada" a estos métodos de EE.UU., Riabkov ha señalado que Canadá y los países europeos, que "atienden fielmente los reclamos estadounidenses de hegemonía global", también deberían pensar en esto.

Varios países occidentales han acusado a Rusia e incluso directamente al Kremlin de ser responsable de una serie de ataques (o intentos de ataques) cibernéticos en todo el mundo, incluidos contra organizaciones internacionales como la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) o la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

En respuesta, Moscú ha denunciado que estas acusaciones "no se sustentan en ninguna prueba" y forman parte de una "campaña antirrusa".


Notas Relacionadas