Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Policía detuvo a un hombre que comercializaba tabletas abortivas en el centro de Potosí

hace 2 mese(s)

,

"Es como me hubieran tendido una trampa los del Sedes". Así declaró a el Potosí el joven de 25 años que ayer fue aprehendido en flagrancia tratando de supuestamente comercializar pastillas abortivas en plena vía pública.

Sin embargo, no declaró quién le provee las tabletas abortivas para que las venda. "Eso no podría decir", dijo y luego señaló que él sólo entregaba a las personas que se contactaban, a través del WhatsApp.

Declaró que la falta de trabajo le indujo a vender las tabletas Cytotec y dijo que asumirá la responsabilidad.

"A mí me llamaba y me decía que debía vender y nada más. No lo conozco al proveedor ni a quien ha pedido. Yo solo entrego", aseveró desde la celda de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), donde fue detenido ayer.

El hombre fue detenido en la plaza Simón Bolívar, lugar donde supuestamente tenía que comercializar las pastillas abortivas. En la requisa, entre sus pertenencias, encontraron una caja con diez tabletas de Cytotec.



Según la responsable departamental de farmacia y suministros del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Daysi Calderon, el joven supuestamente cada una de las tabletas abortivas las comercializaba en 50 bolivianos.

Informó que la comercialización lo hacía a través de las redes sociales, como Facebook, en cuyo sitio contactaba con las personas que requerían estos medicamentos que produce la interrupción del estado de gestación en una mujer.

"El ofrecía a través de la internet y redes sociales se vendían los medicamentos y lo que hemos hecho es cumplir con nuestro trabajo y presentar la denuncia. Y, ahora, el señor tiene que responder y decir cómo ha obtenido esos medicamentos que producen aborto", dijo la funcionaria sin dar mayores detales de lo que pasó ayer.

No obstante, este es el tercer caso de venta de pastillas abortivas que se denunció y que fue de conocimiento de la prensa.

La primera denuncia fue contra una estudiante de Medicina, quien fue sentenciada a tres años de presidio. El segundo fue contra un ciudadano que cayó vendiendo las tabletas.///


Notas Relacionadas