Banner YPFB

El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Peluquero del horror: infectó con VIH a sus cinco amantes

hace 28 dia(s)

,

Un peluquero de 27 años oriundo de Edinburgo fue encontrado culpable de haber infectado deliberadamente con el virus de VIH a sus amantes gays que conocía mediante una aplicación para concertar citas. Daryll Rowe contagió al menos a cinco hombres del área de Brighton y del Noreste del Reino Unido e intentó hacerle lo mismo a otros cinco, según estableció la justicia británica.
Como consecuencia de sus crímenes, Rowe podría enfrentar la prisión perpetua, de acuerdo a lo expuesto por el juez de la Corte de Lewes Crown que lo sentenció. Según lo informado, el peluquero decidió infectar a los amantes que citaba por medio de la app Grindr como “revancha” luego de haberse enterado que era portador del virus en abril de 2015. Desde entonces, el condenado ideó el plan para contagiar a la mayor cantidad posible de hombres con los que tenía sexo circunstancial.

Al informársele sobre las posibilidades de supervivencia con el tratamiento adecuado, Rowe descartó las recomendaciones médicas y decidió no tomar medicamentos anti-retrovirales. A partir de entonces, decidió mudarse de Edinburgo hacia Brighton, donde comenzó a ejecutar su plan macabro. Una vez en esa ciudad del sur del Reino Unido, el peluquero -sin lugar dónde vivir- comenzó a concertar citas sexuales con otros hombres a través de la aplicación para celulares de encuentros gays Grindr.
El detective Andy Wolstenholme, quien investigó el caso, se mostró satisfecho por la decisión de los jueces. “Es la primera vez que una persona fue acusada y condenada por haber infectado de manera deliberada a otros con VIH. El veredicto de hoy es muy bienvenido”, dijo.
La primera víctima de Rowe, de acuerdo a los valientes testimonios ofrecidos ante el tribunal, pasó a buscar al peluquero en su automóvil y tuvieron sexo sin protección. Cuando la víctima entró en pánico y no quiso continuar con el acto, el ahora condenado se volvió violento y hostil, según el relato hecho ante la corte. “Estaba en verdad furioso. Lloré durante todo el viaje a mi casa”, recordó el hombre cuya identidad no trascendió. Al no querer concurrir a una segunda cita, Rowe le enviaba sombríos mensajes de texto: “Quizás tengas fiebre. Acabé dentro tuyo y tengo VIH. ¡Hahaha! ¡Ups!”. Pocas semanas después, fue diagnosticado con sida. MG


Notas Relacionadas