Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

Opinión

Los verdes en su laberinto
Por: Jaime Iturri Salmón

LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS COLABORADORES SON PROPIAS Y NO LA OPINIÓN DE KANDIRE
,

No. No la tienen fácil. Las cifras no acompañan. Como partido son el diez por ciento que el Movimiento al Socialismo si juzgamos por la cantidad de libros con firmas de militantes entregados al Tribunal Electoral y en la intención de voto alrededor del cinco por ciento si se promedian las tres últimas encuestas.

 

Súmele que en la encuesta de Página 7 (cuyos resultados fueron cuestionados por Samuel Doria Medina, otrora muy ligado a la publicación opositora) a Carlos Mesa le va mejor electoralmente sin la alianza con los verdes. Lo que ha llevado a que el Frente Revolucionario de Izquierda prácticamente acorrale a los Demócratas que habría pedido la candidatura a la vicepresidencia y las bancadas de Santa Cruz, Beni y Pando. Los mesistas habrían respondido que lo más que pueden darles es algunos diputados uninominales que tendrían que ganarse su curul en sus propias campañas.

 

Todo ello ha demostrado que los verdes no están para grandes ligas. Por lo menos no solos. Es muy posible que acepten ir como furgón de cola del FRI. En realidad tienen pocas opciones a nivel nacional. La otra sería aliarse con Unidad Nacional. Una alianza que no funcionó en el pasado porque solo existió en lo electoral más no en el parlamento. Y donde claramente sería Doria Medina el candidato.

 

Vistas así las cosas lo lógico sería aspirar a una pequeña bancada, pelear los uninominales del cuarto anillo para adentro y en Trinidad.

 

Queda claro que, en caso de que Mesa gane, no podrá incidir demasiado en el gobierno.

 

Por eso con tanta claridad habló Carlos Mesa de que no habrá cuoteo con los políticos.



 

Claramente, el experiodista y exmandatario requiere espacios para los jóvenes que puedan captar el voto juvenil y eso no le da muchas posibilidades de ser generoso con los partidos posibles aliados.

 

Además llevar a los verdes tiene un precio. El partido de Rubén no solo no suma en occidente sino que resta. La tendencia ya es de antes, desde que decía que Bolivia había sido gobernada 100 años por los paceños, y otras frases que hirieron al collao.

 

Y en Cochabamba el lío de las mochilas está demasiado fresco. Y no fue una debacle menor. Recordemos que José María Leyes sigue siendo el vicepresidente de los Demócratas y que en vez de separarse de él una vez suscitado el escándalo Costas lo declaró “mártir del 21 de febrero” es decir, pretendió limpiarle la cara. Las abrumadoras pruebas en contra de Leyes (que suman y siguen) han hecho mella entre los electores.

 

Quizá lo realista es pensar más a nivel regional que nacional. Rubén Costas tiene un buen puntaje como gobernador de Santa Cruz y debería pensar en postularse de nuevo. Claro al frente tendrá un terrible adversario: Percy Fernández, que tiene mejor perfil y más carisma.

 

Le queda la Alcaldía de Santa Cruz pero ahí deberá enfrentarse con Angélica Sosa, que tiene muy buen perfil, y con el voto de los migrantes, que lo consideran racista.

 

No. Los verdes no la tienen fácil y quizá deban esperar al año 2025 para tener una mejor oportunidad.