Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Boliviano que golpeó a su expareja con una barra de acero en la cabeza se ahorcó en Murcia - España

hace 2 mese(s)

,

No tuvo las agallas de enfrentarse a las consecuencias judiciales de la vil agresión que perpetró contra su expareja, golpeándola en la cabeza con una barra de acero. Roberto Flores Calderón, nada más salir de la casa de la víctima y madre de sus dos hijos, era consciente de que iba a estar en la diana de la Guardia Civil y la Policía Local de Mula y decidió ahorrarse la detención: se ahorcó.

El cuerpo sin vida del autor de este episodio de violencia machista fue localizado por un vecino, sobre las nueve de la mañana de ayer, colgado del aro de una canasta de baloncesto de la pista polideportiva de la pedanía de La Puebla de Mula. De esta forma se ponía fin al dispositivo de búsqueda que pesaba sobre Roberto, desde la una de la madrugada del jueves, cuando golpeó con una barra de levantamiento de peso a su expareja, sin importarle que en la habitación contigua, se encontrase su hijo, de 8 años.

La instalación deportiva está ubicada junto al parque de bomberos y la zona se llenó de agentes que se ocuparon de bajar el cuerpo del finado. Fuentes de la investigación indicaron que «presentaba un grado de 'rigor mortis' importante, por lo que se deduce que llevaba muerto varias horas». Tanto la víctima, de 34 años, como el agresor, de 35 años, eran bolivianos, con nacionalidad española, puesto que llevaban trece años residiendo en Mula.

Fruto de su relación tenían dos hijos en común, un niño, de 8 años, y una niña, de 4 años. La directora general de Mujer, Alicia Barquero, lamentó ayer que la víctima «no había denunciado nunca ni había recurrido a servicios especializados ni siquiera llamó al 112, ni ella, ni tampoco su entorno». Barquero recordó la importancia de denunciar cualquier caso de violencia machista.



El oficial jefe de la Policía Local de Mula, Fidel Bedia, confirmó que «sabemos que se habían separado, pero no porque existiera algún conflicto». De hecho, Esperanza, una amiga de ambos, aseguró que «ella es muy alegre y nunca nos dijo que pudiera tener ningún problema matrimonial».

Esta mujer acudió ayer a la concentración contra la violencia de género, convocada en el Ayuntamiento, y subrayó que «ella hablaba de Roberto como muy buena persona: trabajador, no era tomador (no bebía) y no tenía vicios». Ni Esperanza ni sus amigas daban crédito a esta tragedia: «No entendemos lo sucedido».

Reclaman restituir el CAVI

La víctima sigue ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos de La Arrixaca en estado muy grave. De momento, los niños se encuentran bajo la tutela de un familiar y los Servicios Sociales les están haciendo un seguimiento. A la concentración asistieron medio centenar de vecinos y miembros de la Corporación, como el alcalde, Juan Jesús Moreno, quien explicó que a los menores «los hemos incorporado al comedor social y a las escuelas municipales, estamos muy encima de ellos».

En caso de que la mujer no supere este trance, la Comunidad Autónoma avanzó que "lo normal es que la custodia de los pequeños sea para los familiares de la madre». La edil de Igualdad, Aira Blaya, reclamó "la restitución del Centro de Atención para Mujeres Víctimas de Violencia".///


Notas Relacionadas