Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

F Futbol

Rusia se hace respetar en casa y aplasta en su debut a Arabia Saudita

La anfitriona ha eclipsado a su rival en el partido inaugural, dejando el fútbol vibrante para el segundo día de competición

hace 4 mese(s)

,

Como los teloneros del concierto más deseado o el sparring que prepara al duro boxeador principal. El espectáculo inaugural del Mundial 2018 se ha convertido en un homenaje organizado por Arabia Saudí para Rusia, que aprovechó con goles para celebrar su fiesta. Lejos ha quedado la competitividad y la igualdad de oportunidades. Rusia ha eclipsado a su rival en el partido inaugural, dejando que el fútbol vibrante haga acto de presencia en el segundo día de competición.

Poco le costó a Rusia tomar los mandos de su puesta de largo y sin esfuerzo logró imponer su ley. La intención de los saudíes no bastaba para frenar los latigazos rusos, que poco a poco fueron forzando las imprecisiones del rival para ganarle yardas al campo a través de la movilidad de Dzagoev, con total libertad en el campo, y de la presencia de Smolov, insistente en ataque

Sin opción

La defensa árabe trataba de parecer profesional cortando las tímidas pero constantes internadas rusas en los primeros compases, pero la realidad ha quedado patente a base de goles desde el minuto 11

La defensa árabe trataba de parecer profesional cortando las tímidas pero constantes internadas rusas en los primeros compases. En la primera jugada con peligro real, sin embargo, el medio centro ruso Gazinskiy lograba perforar la portería de Al-Maiouf con un remate de cabeza de manual tras un centro de Golovin tras el rechace de un córner en el minuto 11.

Desde ese momento, el combinado anfitrión se adueñó del partido y empezó a generar peligro con extrema facilidad. La presión rusa ejercía sus frutos y llevaba a la medular de Arabia Saudí a perder balones que daban alas a los extremos de la selección anfitriona, que buscaban de forma constante a sus referentes Dzagoev y Smolov.

El partido era un correcalles que a punto estuvo de igualar Al-Shalawi en una contra que acabaron cortando los centrales rusos. La velocidad de los compases con los que sonaba el partido, sin embargo, acabó con Dzagoev tumbando en el césped doliéndose de la pierna izquierda en medio de una peligrosa contra que conducía Rusia.

De sustituto a hombre del partido

Los aficionados se han enfriado al ver retirarse lesionado a su estrella Dzagoev, pero su sustituto, Cherishev, ha levantado pasiones con dos goles para enmarcar

El mejor de los rusos abandonaba el campo para la salida de Denis Cheryshev, enfriando el ánimo de los aficionados rusos. La rapidez, el peso de las miradas o la importancia del evento empezó a lastrar muy pronto en las piernas de los futbolistas y las imprecisiones se convirtieron en la tónica en ambas selecciones.

Arabia se partía a pasos agigantados y no lograba conectar sus líneas con garantías, dejando cada vez más espacios a Rusia. Los enganches no conectaban los balones y su estrella, Al-Sahlawi, no entraba en el juego. La anfitriona, algo desconcentrada, trataba de jugar de forma organizada, pero el baló lo recuperaba cada vez con menos precisión y conducía con dificultad y poca velocidad. Y solo era el minuto 35 de partido.

Pero de las imprecisiones también se vive. Si el centro del campo de Arabia Saudí regalaba el balón de forma constante, sólo hace falta tiempo para que Rusia aceptara el obsequio. Sin Dzagoev en el campo, los galones recaían sobre Smolov, que esprintó para recoger un balón perdido por Al Dawsari y, plantándose en la frontal del área, cedía el balón a Zobnin. Este, viendo cómo la zaga saudí bailaba alrededor del balón sin orden ni concierto, vio el hueco hacia Cherishev que, con un recorte sublime, colocaba el balón en la escuadra rival sin posibilidad para el arquero en el minuto 42.

El abuso ruso

Rusia dio un paso atrás y cedió el protagonismo a Arabia Saudí al arranque de la segunda parte, hasta que los árabes decidieron devolverle el partido, y los goles, a la anfitriona

Los rusos saltaban al campo en la segunda parte crecidos por el resultado y su presión amedrentó más de lo deseado a los saudíes, que veían imposible traspasar la medular. Poco a poco, y al ver que el peligro estaba algo más que controlado, Rusia dio un paso atrás y cedió el protagonismo a una Arabia Saudí que, algo más relajada, logró hilvanar sus jugadas más largas en campo contrario.

Dos fogonazos de Al Faraj contra la portería de Akinfeev fueron suficientes para que Rusia volviera a recluir a los árabes en su campo para evitar sorpresas. Ni a balón parado ni a la contra los saudíes hallaban el camino que les acercara a asustar lo más mínimo a la anfitriona.



Los balones caían en los pies rusos con el mínimo de los esfuerzos. Los regalos, por inesperados, no hallaban final feliz para la anfitriona, pero permitían al público ovacionar de forma constante a sus jugadores. E ra una fiesta con el permiso y beneplácito de Arabia Saudí. Y estas fiestas, tarde o temprano, se agradecen con goles.

El portero Al-Maiouf trata de evitar el imparable gol de Denis Cheryshev

El portero Al-Maiouf trata de evitar el imparable gol de Denis Cheryshev.

El asistente oficial ruso, Alexandr Golovin, tras una jugada de toque en el que los saudíes optaron por ser meros espectadores, colgó un balón al área que aprovechó el recién salido Dzyuba. Su 1,94 y sus 89 kilos se impusieron sobre todos y acabó perforando la red en un cabezazo limpio y fácil.

La goleada no descentró a los rusos, que querían su baño de masas, su momento de gloria. Arabia Saudí, mientras tanto, siguió a lo suyo, lejos del fútbol que les daría opciones a soñar con los octavos. Indolentes como pocos equipos, los saudíes solo han podido admirar la obra maestra que guardaba Cherishev para el final. Recibiendo la dejada de Dzyuba, el jugador del Villarreal ha encarado la portería y, desde la frontal, ha batido con el exterior a un superado Al-Maiouf.

Golovin también quería la suya. Asistente y goleador, el centrocampista ruso se ha sorprendido a si mismo anotando un golazo de falta, superando una barrera colocada sin criterio y a un portero que nada ha podido hacer pese a su estirada.

Sin rival, sin necesidad de demostrar todo el fútbol del que es capaz y con muchos goles. El homenaje ruso ha sido el masaje más soñado, un fino colchón que le permitirá soñar con pelear por una plaza para los octavos. Arabia, por su parte, regresa del estadio de Luzhnikí con la cruda realidad como lección.

Ficha técnica

Rusia, 5 - Arabia Saudí - 0

Rusia: Akinféev; Mario Fernandes, Ignashévich, Kutepov, Zhirkov; Zobnin, Gazinski, Golovin, Dzagoev (Cheryshev, m.24), Samédov (Kuziaev, m.64); y Smólov (Dzyuba, m.70).

Entrenador: Stanislav Cherchesov

Arabia Saudí: Abdullah Al-Mamuaiouf; Mohammed Alburayk, Osama Hawsawi, Omar Othman, Yasir Al Sahrani, Taiseer Al Jassam, Abdullah Otayf (Fahad Al Mulawallad, m.64), Salem Al Dawsari, Yahia Al Sehri (Hatan Bahbri, m.73), Salman Al Faraj y Mohammed Al Sahlawi (Muhannad Asiri, m.84).

Entrenador: Juan Antonio Pizzi.

Goles: 1-0, M.12: Yury Gazinsky. 2-0, M.43: Denis Cheryshev. 3-0, M.71: Artem Dzyuba. 4-0, M.91: Denis Cheryshev. 5-0, M.92: Aleksandr Golovin.

Árbitro: Néstor Pitana (ARG). Amonestó a Golovin (m.88)

Incidencias: Partido inaugural del Mundial 2018 disputado en el estadio Luzhniki de Moscú ante 78.011 espectadores. Encabezó la larga lista de autoridades el presidente ruso, Vladimir Putin, quien estuvo acompañado por Gianni Infantino, máximo responsable de la FIFA, y el príncipe heredero de la corona saudí, Mohammed bin Salman.////


Notas Relacionadas