Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

P Personaje

Papa Francisco: La Comisión Episcopal Chilena tendrá que dar explicaciones

El Papa Francisco citó a toda la jerarquía eclesiástica del país trasandino por el escándalo de pedofilia.

hace 5 mese(s)

,

Falta y resto. El papa Francisco citó a toda la jerarquía eclesiástica chilena. A la conferencia de prensa convocada por los 35 obispos chilenos a las 18 de este lunes en Roma, concurrieron Fernando Ramos, secretario general de la Conferencia Episcopal, y Juan Ignacio González, obispo de San Bernardo. Uno más uno es dos. Los únicos que canalizaron respuestas acerca del escándalo de la pedofilia en la Iglesia.

Un encuentro con periodistas es una reunión entre varias personas que saben sobre un tema que importa a miles que están dispuestos a esclarecer a la opinión pública acerca de eso. Al cabo de las preguntas y respuestas a lo largo de 90 minutos, los periodistas salimos con muy pocas certezas y las mismas dudas.

Certezas: hay dos obispos que dan la cara. Hay dos obispos que saben eludir preguntas comprometedoras o capciosas. Dos obispos chilenos que responden durante 90 minutos sin aclarar pero -y esto parece ser lo importante- sin oscurecer más un tema cuyo hábitat es la oscuridad.



Desde luego que dijeron que están a favor de las víctimas, que creen en ellas cuando de menores se trata porque la ciencia ha demostrado que los menores no mienten, que están dispuestos a pedir perdón, que esto pasa en todo el mundo, que tienen esperanzas de poder superarlo, que vienen dispuestos a oír la palabra inspiradora de Pedro (el papa Jorge Bergoglio), pero no pudieron decir por qué la Comisión Episcopal chilena a lo largo de cuatro décadas no pudo hacer un informe categórico y circunstanciado de los focos de aberrantes abusos de autoridad y sexuales practicados por Cox, Guzmán y Karadima, pidiendo la intervención vaticana y sugiriendo medidas estructurales para prevenir repeticiones.

Acerca de por qué las jerarquías eclesiásticas encubrieron a los pedófilos, no dijeron ni media palabra. Tampoco se mencionó qué estructura habría tenido su pata en el Vaticano, que, demoníaca por cierto, impedía que los sacerdotes hablaran y hacía que todo siguiera igual.

Este martes empiezan los días difíciles, porque hasta el jueves estarán reunidos con Su Santidad, quien les dará sus conclusiones acerca de información propia, que la tiene porque oyó y tomó testimonio de las víctimas que estuvieron invitadas por él en Santa Marta hasta hace una semana.

Un gesto de humildad: “Nuestra actitud es de humildad y de vergüenza”, repitieron varias veces. Dolor porque lamentablemente hay víctimas de abuso y eso causa un profundo dolor. Vergüenza porque estos abusos se han producido en ambientes eclesiales donde no deberían haber existido jamás. Abuso y encubrimiento son dos delitos agravados uno por el otro. El que las hace las paga. Dios es testigo.////


Notas Relacionadas