Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Hombre que mató a su pareja embarazada en Sacaba, admitió que no quería ser padre

hace 5 mese(s)

,

Vecinos de la avenida Octava, en Chacacollo, Sacaba, llamaron a la Policía el 21 de abril porque hallaron el cadáver de una joven mujer en medio de unos matorrales, a un lado de la vía. La joven no tenía signos de violencia a simple vista y el primer resultado de la autopsia fue que la causa de su muerte había sido una broncoaspiración. Eso quiere decir que se atragantó con su saliva, se quedó sin oxígeno y falleció.

Sin embargo, nadie se explicaba por qué había sido encontrada en medio de unos arbustos, casi escondida. Se efectuaron exámenes complementarios durante la autopsia y los resultados corroboraron que si bien la causa de muerte fue la broncoaspiración, esta fue causada por ahorcamiento. Empero, en el cuello de la joven no habían huellas de dedos ni de cuerdas o cordones.

Efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y de la fuerza antiviolencia de Sacaba continuaron las pesquisas casi en silencio, hasta que el miércoles 9 de mayo aprehendieron al enamorado de la joven. El comandante departamental de la Policía, coronel Fernando Angulo, dijo ayer que la víctima fue identificada como Roxana Vela Herbas, de 21 años, quien estaba embarazada de 16 semanas al momento de morir. Su bebé también falleció.



El novio de Roxana se identificó como Ever R.M., de 23 años, y fue entrevistado. El hombre se contradijo en varios aspectos y terminó confesando ante los investigadores que él no quería tener un hijo. Había comprado pastillas abortivas de La Cancha que diluyó en un café que le dio a beber a Roxana, el mismo 21 de abril. Ella se sintió muy mal y por la noche la llevó al hospital Harry Williams, pensando que estaba sufriendo un aborto. Sin embargo, Roxana fue atendida en el centro hospitalario y no abortó.

El jefe policial detalló que Ever R.M. se llevó a su enamorada del centro médico y dentro del carro volvieron a discutir por el embarazo. Roxana no quería saber de deshacerse de su hijo.

Ella quiso salir del carro y Ever lo evitó enlazándola del cuello con su antebrazo derecho. Él aseguró que su intención no era matarla, sino asustarla, pero Roxana se atragantó con su saliva mientras él le oprimía el cuello con el brazo. Al verificar que había perdido la vida, en lugar de avisar a la Policía, decidió arrojar el cadáver entre los matorrales de la avenida Octava y calle Copacabana, en Chacacollo, Sacaba. ///

 


Notas Relacionadas